divendres, 29 d’octubre de 2010

Sombreros, boinas… y barretines

Días inciertos, hablamos… escribo, sobre… ¿¿?? Silencios, dedos sobre el teclado expectantes, en la cabeza mil ideas zozobrando, ¿pero hay que decir algo?, ¿hablar?, pero como siempre, si lo que hay que decir no es más importante que el silencio que rompo, mejor me callo.
Voceras hay muchos, de cómo la defensa de una lengua se convierte en el imaginario de algunos en la represión de otra, codazos a diestro y a siniestro, identidades cuestionadas, de una rotulación en la fachada para saber donde desembarcan los de los cruceros, pasan a imaginar la exclusión del castellano de la escuela. ¿Quién rompe España? O quien envenena la convivencia, en Cataluña solo hay un partido a favor de las multas, por cierto no es el PSC, y solo se aplicaron en muy pocas ocasiones, detrás de donde vivo está la casa de Murcia, lógicamente rotulado en castellano, en la Diagonal, arteria importante de Barcelona, una empresa rotula totalmente en francés. Por mi trabajo envío proyectos a Bruselas, solo en Ingles o Francés, con el tiempo el castellano ¿tendrá que hacer una ley de normalización lingüística? De momento hay ya algo en imposición en las medidas económicas.
Veamos que es una sociedad multicultural, sumar aportaciones culturales, o convertirnos en grupos de opinión “bunquerizados”. Cataluña es a lo largo de la historia un lugar de paso para muchos conquistadores, palabras con raíces árabes con sus sistemas de regadío, o aportaciones judías, turcas, romanas , griegas, celtas, cartaginesas… bien ahora con la globalización algunos descubren la sopa de ajo, castellano hegemónico, catalán para todos… no se me da la nariz que hacemos un conflicto donde no lo hay, miren yo escribo en castellano porque franco me educo en castellano y soy un hombre fruto de mis tiempos, intento hablar y escribir mejor el catalán, pero tranquilamente… por cierto se me entiende? Perfecto, continuo, por lo que sé, me leen incluso en Brasil. La sociedad multicultural la entiendo como una sociedad de consenso, que pacta la integración de todos los grupos de opinión, de esta nueva sociedad a la que estamos todos abocados, no se que saldrá, pero pactemos para la inclusión, o no sabemos que la unidad de Europa producirá un mestizaje de sus naciones… espero que así sea y emerja una sociedad europea, mas unida y mejor, esto no quiere decir perder todas las señas de identidad.
La unidad y el conocimiento del otro es patrimonio para la PAZ, la separación, el prejuicio, es fruto del ego, del depredador biológico que somos. No se puede hacer una tortilla sin romper el huevo, dos no pactan sin perder algo cada uno. Es nuestra elección decantarnos hacia un camino o hacia el otro, que “sombrero” queremos ponernos.